Chizitos caseros

Snacks saludables II


De snacks saludables ya te traje una receta. Bastante original, por cierto. Esta vez te traigo la versión casera y saludable de un clásico... Chizitos, chicitos, cheetos... O como quieras llamarlos... Te vas a sorprender lo fácil que es... Vamos con la receta...

Ingredientes:

Polenta: la que quedo del almuerzo/cena; o preparar según indicaciones del envase
Queso rallado (para una taza de polenta cocida, un sobrecito de 40 gramos)
Manteca, una cuchara por taza de polenta cocida.
Un huevo
El queso rallado que sea bien sequito, puede ser el de los sobrecitos.

Preparación:

Derretir la manteca. Mezclar todos los ingredientes. 
Te muestro dos opciones, la práctica en la que ensucias menos. Y la Glamorosa que queda más bonita.

Opción practica:

Con una cuchara, tomar la  polenta y colocar sobre la asadera para horno (previamente aceitada)

Acercando una cuchara con polenta a la fuente para horno

Si te queda alguna punta muy sobresalida, acomodar con el dedo para que no se queme

Descargando la polenta de la cuchara, en la fuente

Llevar a horno de fuego muyyy suave, bien bajito. Porque así se van secando e inflando un poquito... Diez minutos aproximadamente...

Chizitos sobre unas tapas de tupper



Me vas a disculpar  por el poco glamour... Al retirar del horno, los puse sobre unas tapas de tupper para poder desocupar la fuente y poner más a cocinar. La idea era después pasarlo a otra fuente para una mejor presentación... Pero... En el ínterin, vino marido y se los comió... Chau tu presentación...
Lo intentaremos con la próxima tanda...

Opción glamorosa:


Colocar la polenta en una manga, y  usarla para poner los "chicitos" en la asadera

Descargando polenta de la manga repostera en la asadera


Mismo procedimiento anterior... Llevar a horno muyyy suave...

Cheetos sobre la asadera esperando ser horneados


Al estar apenas doraditos sacar del horno y servir...

Cheetos ya cocinados en una cazuelita


Ufff , justito llegue a servirlos en pequeña cazuelita... Por un ratitito se salvaron de marido...

Probé hacerlos fritos y no quedan tan bien. En seguida se queman por fuera y por dentro quedan muy húmedos y fríos.

No te voy a mentir, no son iguales a los comprados. Son distintos, pero riquísimos. Imagínate que no resisten la llegada a la mesa, se los comen antes... Y ni hablar de que son super sanos, y sabes lo que le estas dando a tu familia...
¿Te animas a probarlos? ¿Me contas ?

Con esta entrada participo del Finde Frugal de Marcela...
Te espero el Lunes con una SORPRESA

Se ha producido un error en este gadget.

Sumate a la lista más copada de seguidores de DeliciasDamy